domingo, 11 de octubre de 2009

Madrid de puente (II) Elisa en escena

Nos conocimos hace ya unos añitos, en un lugar tan prosaico como la Facultad de Derecho de Jerez. Ya entonces éramos los dos tremendos diletantes, pero sin vocación clara: yo estaba ahora dibujando y luego me dedicaba a la música, ella tan pronto escribía poemas como se apuntaba a danza del vientre o fundaba un grupo de cuentacuentos. La cosa era tocar muchos palos, ya el tiempo y la suerte se encargarían de asentarnos en alguno.
No siempre nos llevamos bien, no siempre fluyó la comunicación entre nosotros. Algunas amistades también avanzan así, entre desencuentros, entre malentendidos. Se fue a vivir a Madrid, soñaba con dedicarse al teatro. Entró en la noria de los cursos, de los trabajos mal remunerados, los cortometrajes de amigos, las campañas publicitarias. Y los casting. En más de una ocasión nos encontramos en el msn y me confesó que su paciencia estaba al límite, que estaba por darse un plazo razonable y, si no salían faenas decentes, pensar en dedicarse a otra cosa. Tampoco es la primera vez que oigo esas dudas en gente que se dedica al arte. Pero si el tirón es fuerte, aunque los años pasen y uno se desespere, resulta difícil tirar la toalla. Nadie se mete a hacer teatro por dinero, pero muy grande debe de ser el hambre de aplausos, el alimento espiritual que el público desmiga sobre el escenario, para resistir un mes, y otro mes, cuando las cosas no vienen de cara.
Lo curioso es que nunca, en todos estos años, había visto actuar a Elisa Marín. Ayer vi en facebook que estaba anunciada aquí en Madrid, en el CaixaForum, con una obra infantil titulada Guau. No me lo pensé. Saqué mi entrada, me sumé a la corriente de niños y papás que ingresaba en el auditorio, tomé asiento y me dispuse a disfrutar. En una hora larga Eli hace de todo, canta, baila, dibuja, provoca la risa, emociona. Es lo que todos estos años quiso ser, con toda la dignidad y todo el talento. Y está genial.
Puede que la vocación no sea un cheque en blanco, y algún día tengamos que hacer cosas distintas de las que amamos. Pero, hasta entonces, no hay otra que perseverar en las pasiones y tratar de hacerlas productivas. Elisa lo peleó y lo ha logrado, ¿hay conquista más grande que la de un sueño?
P. S.- No es la única gaditana que se deja ver en la cartelera teatral madrileña. Al pasar por la entrada del Teatro Pavón, veo a mi vecino David Boceta, gigante, rosa en mano, anunciando ¿De cuándo acá nos vino? de Lope de Vega, con la compañía Nacional de Teatro Clásico. Su compadre -y el mío- Antonio de Cos hace comedia de la grande con Perdisión Teatro, y Ana López Segovia ha debutado como directora con Los trapos sucios y ya tiene lista La maleta de los nervios con sus Chirigóticas. ¡Muchas tablas!

2 comentarios:

Cristina dijo...

Hermosa reflexión sobre la vocación artística. Es un aliento para una que, como tu bien has dicho, persevera en su pasión para hacerla productiva.

Un saludo.

Angel Sanz dijo...

Hola que tal, soy Angel Sanz , Si le interesa poner anuncios de texto en tus blogs.
Puedes ganar hasta 50 euros por cada blog o web.

Nuestra empresa le asegura enviarle sus pagos de diferentes maneras: Transferencia bancaria,wester union,paypal,moneygram. Los pagos son mensuales.

Usted solamente debe colocar los enlaces en los post de su blog y listo ya comenzara a ganar dinero.
Cualquier interesado enviarnos sus blogs, para poder revisarlos. Este es uno bueno

Un Saludo cordial.
Angel Sanz
tel : (+34) 691 533 734 // Valencia,ESPAÑA Prefijo de España (34)

Para mas información puedes contactarme por correo o chat:

angelsanz.comercial@hotmail.com

Puedes contactar por facebook si quieres :

angelsanz.comercial@hotmail.com


Tambien tenemos un sistema de referidos , que ganas una comision mensual
Por cada sitio/blog recibira una comision hasta de 7.5 euros mensuales.